lunes, 21 de enero de 2008

3º y 4º Día de viaje por la Toscana...

He agrupado los dos días porque después de estar varios días viendo todos los recónditos lugares que esta zona ofrece, también dedicamos unos días al "consumismo". Una de las grandes atracciones que Florencia ofrece a sus visitantes es poder pasear y comprar productos de diseño italiano, así como de otras grandes firmas. Durante la mañana del 3º día estuvimos paseando por Florencia, si bien merece la pena pasar unos días sólo en esta enorme y "gran" ciudad, perdiéndonos por su historia y por sus calles que a pesar de la época y el tiempo, estaban bastante llenos, simplemente remito unas cuantas fotos de lo que más me impactó (hay para hacer páginas enteras de fotos sólo de Florencia). Está el típico puente de oro (que se llama así porque está lleno de joyerías), el Palacio Vecchio que es de 1229, la catedral o duomo etc...







Para comer en Florencia hay muchos restaurantes y enotecas, pero como el día se complicó pues se puso a llover, entramos en el primer sitio que nos recomendaron que no era para turistas. Un local de solera al lado del Pontevecchio, Osteria il cingiale bianco con comida típica de la región y elaborada sin grandes florituras, eso si con un gran sabor a casero que era exactamente lo que buscábamos. No pudimos hacer fotos a todo pues había bastante hambre. Las raciones eran copiosas. De primero tomamos tagiatelle al pesto (muy buen pesto) y un rissoto con tomate y funghi, muy buenos. De segundo era un Coniglio alla toscana con chianti blanco y un cordero que nos recomendaron que es uno de los platos estrella. La verdad es que la comida y el local eran toscos, pero muy buena elaboración y servicio de tablas.





El último día y aprovechando que saliamos de Pisa, hicimos un recorrido por carreteras interiores hasta Lucca. El paisaje de la Toscana es impresionante e incluso en enero, los valles son de un verde que no se ve por aqui ni en primavera, por lo menos por Valencia. Supongo que será por el grado de humedad tan alto que se alcanza por estos lares.

Lucca, es una de las ciudades que más me han impresionado por su gran belleza, su muralla intacta que rodea a todo el centro histórico, y por la tranquilidad y educación que se respira por sus calles. Muchos pueblos de la Toscana tienen un casco histórico antiguo por donde la gente pasea y ve monumentos y hay tiendas de artesanía y demás, Lucca no es la excepción; lo que si que es excepcional es ver que pese a un ajetreo diario de idas y venidas de gente y murmullos y sonidos aunque leves de tráfico por las otras localidades, en Lucca se "oye el silencio". Es una cosa curiosa que engrandece si más cabe la historia y los monumentos que esta ciudad atesora ( il Duomo de San Martino, la Piazza di Mercato y la iglesia de San Michel in Foro).








Además comimos en una muy bonita ostería. Fue uno de las mejores comidas y de los mejores vinos.







Luego por Pisa (no recomiendo perder más de una hora en verla), sólo se puede ver la famosa plaza, con la famosa torre (que encima está vacía, no hay nada dentro y no entiendo como la gente paga por entrar a no ver nada...)

3 comentarios:

Joshua dijo...

I think this is one of the best blogs I've ever visited: a big boob blog and birdy baby too. Congrats!

PALAVROSSAVRVS REX

J. Gómez Pallarès dijo...

Todo lo que cuentas es bonito, yo he estado temporadas en Pisa, en Siena...pero sobre todo Lucca es una de las ciudades que llevo en el corazón para siempre. La ciudad de las mil iglesias, que puedes pasear entera desde lo alto y que tiene campo!!! Tranquila, con docenas de placitas agradables...qué maravilla.
Felicidades por tan acertado viaje e itinerario. Seguro que ha merecido mucho la pena. Y entre nosotros: la cocina toscana es, sobre todo, una cocina para disfrutar con su frío!
Joan

Vins i més dijo...

Thank you very much joshua for you interest.

Y como siempre Joan apuntillando con la justa medida. Desde luego Lucca es impresioanante, y lo de la comida con un poco de frío entra mejor por su contundencia.